Fachada Cotó

Hace cinco años decidimos embarcarnos en un proyecto ilusionante que suponía un gran reto: crear una escuela para los más pequeños de la casa. Pero una escuela especial, diferente, con una visión distinta a las que hay hoy en día. Los protagonistas de Cotó no son sólo los peques, también lo son sus familias.

Con la ayuda de la familia, amigos y equipo docente empezamos a superar las dificultades iniciales de cualquier actividad educativa, agravadas además por la situación económica que nos rodea y las dificultades de la administración en cumplir sus compromisos.

A fecha de hoy, las ilusiones iniciales se han transformado en experiencias y capacidades que nos motivan para seguir desarrollando un proyecto al servicio de nuestra sociedad.